jueves, 1 de diciembre de 2011

CARDIOTONICOS

Enfermedades cardiacas
Existen muchas formas distintas de la enfermedad cardiaca. La causa más común de la enfermedad cardiaca es el estrechamiento o bloqueo de las arterias coronarias, los vasos sanguíneos que suministran sangre al propio corazón. A esto se le llama enfermedad de las arterias coronarias y se desarrolla lentamente con el transcurso del tiempo. Es la causa más importante por la cual las personas sufren infartos.
Otros tipos de problemas cardíacos pueden ocurrir en las válvulas del corazón, o el corazón puede no latir bien a causa de una insuficiencia cardiaca. Ciertas personas nacen con una enfermedad cardiaca.
La insuficiencia cardiaca es un cuadro en el cual el corazón no puede bombear suficiente sangre a todo el cuerpo. La insuficiencia cardiaca no significa que el corazón se ha detenido o está por dejar de funcionar. Indica que el corazón no puede bombear la sangre de la manera que debería hacerlo.
El debilitamiento de la capacidad de bombeo del corazón provoca:
  • Acumulación de sangre y líquidos en los pulmones
  • Acumulación de líquido en los pies, los tobillos y las piernas llamada edema
  • Cansancio y falta de aire
Las principales causas de insuficiencia cardiaca son enfermedad arterial coronaria, presión arterial alta y diabetes.
El tratamiento incluye tratar la causa subyacente de la insuficiencia cardiaca, medicinas y trasplante del corazón si los demás tratamientos fallan. (4)




Cardiotónicos
Los cardiotónicos son fármacos que producen mejoría  del tratamiento cardiaco con menor consumo de oxigeno y el mismo gasto de energía, haciendo que el corazón insuficiente recupere la fuerza de contracción, o inotropismo positivo, y la eficiencia mecánica. La mayoría de las drogas cardiotónicas son glucósidos provenientes del reino vegetal tales como la digital, el estrofanto.
Los glucósidos cardiotónicos ejercen su acción farmacológica a través de tres periodos o etapas progresivas: disminuyendo la frecuencia cardiaca y aumentando la fuerza de contracción sistólica; desarrollando una exagerada actividad  vagal con alteración de la conducción; y en tercer lugar, aumentando importantemente la exatibilidad del corazón con escape de la acción vagal y producción de arritmias graves a dosis muy altas.
Estas acciones cardiotónicas se realizan por medio de dos mecanismos fisiológicos. En el primero, las drogas se unen a los receptores que rigen la actividad inotrópica y a los mecanismos de acoplamiento excitación-contracción, con inhibición de la bomba  de sodio y de la ATPasa de membrana y la consiguiente liberación de calcio. Con la entrada de sodio durante la despolarización se reduce la afinidad a este catión, se aumenta la producción de ATP y se aumenta el deslizamiento de los filamentos de actina y miosina debido a la producción de enlaces químicos entre ellos, con una mejoría de la fuerza de contracción del miocardio.
El segundo mecanismo, se cumple sobre los receptores que rigen la exatibilidad, con alteración simultánea  de la permeabilidad de la membrana. La inhibición independiente de la TPA asa y del sodio-potasio facilita la producción de un potencial de reposo o prepotencial  que da lugar a un marcapaso ectópico y a las alteraciones del ritmo cardiaco.
Los cardiotónicos producen a través de sus acciones cromo trópica negativa e inotrópica positiva, mejoría de la fuerza de contracción muscular cardiaca, alteraciones de la exatibilidad y la conducción, elevación de la presión arterial en el corazón insuficiente, aumento de la diuresis, efectos gastrointestinales locales irritativos y centrales, y otros efectos sobre otros aparatos y sistemas.

Glucósidos
Los glucósidos son compuestos que por descomposición hidrolítica dan glucosa y otra u otras sustancias, especialmente ciertos productos del metabolismo vegetal, como los glucósidos de la digital. Son venenos activos que pueden utilizarse en medicina en pequeñas dosis con una prudente administración.
Los glucósidos se producen en el metabolismo secundario de las plantas. Se componen de dos partes; una inactiva consistente en un azúcar o glúcido (por ejemplo una glucosa), pero que tiene efectos favorables en la absorción y solubilidad del glucósido; y otra activa, denominada aglucón o genina que es la utilizada  con carácter terapéutico, y que puede ser un alcohol u otro compuesto orgánico.
En base a su composición química se distinguen varios grupos de glucósidos: (5)
Cardioglucosidos
Los cardioglucósidos, también llamados glucósidos cardiotónicos, son sustancias de gran importancia en la regulación de la actividad cardiaca (en dosis ínfimas); ejemplo de los glucósidos de la digital. En base a su estructura química, se dividen en cardenólidos (digital, adonis, lirio de los valles) y butadienoles (raíz del eléboro).
Medicinalmente, los cardioglucósidos son unas sustancias espectaculares en cuanto a su eficacia en variadas afecciones cardíacas, en muchos casos son incluso insustituibles. Poseen acción tónica y fortalecedora del corazón, es decir, aumentan su fuerza contráctil y regulan su ritmo. Deben administrarse siempre bajo estricto control médico, ya que es necesario dosificarlos adecuadamente.
La planta más famosa y eficaz que contiene cardioglucósidos es la digital, también se distinguen la siguientes: adonis vernal, cebolla, estrofanto,convalaria, cacto y asclepias.




Distribución natural
Los cardiotónicos se encuentran principalmente en las hojas de plantas de las familias Scrofulariaceae, Apocynaceae, Liliaceae, Ranunculaceae y Moraceae.
Los bufanólidos se han encontrado también en ranas del género Bufus, y en las alas de mariposas monarca, han sido considerados de interés por su potencial anticancerígeno2. (1)

Cebolla:
La cebolla es un alimento de gran interés por su contribución a una dieta saludable y equilibrada. En la actualidad se realizan nuevos experimentos con ella, con el fin de determinar su aplicación para combatir enfermedades.
A continuación citamos algunos usos recomendados.
La cebolla es rica en propiedades que hacen de ella un tónico general y un estimulante apetitoso.
Debido a su contenido en vitaminas A y C, puede tratar todo tipo de enfermedades respiratorias.
También gracias a su contenido de vitamina B es apropiada para el tratamiento de enfermedades del sistema nervioso, aspecto éste particularmente importante en la agitada vida moderna.
Tiene propiedades antianémicas, gracias a que aporta también hierro, fósforo y mineral; por lo que aporta glóbulos rojos y repone la pérdida de sangre.
Protege contra infecciones y regula el sistema digestivo, manteniendo el balance de los fermentos digestivos y previniendo los parásitos intestinales.
Protege contra determinados tipos de cáncer, puesto que muy útil contra el Estroncio-90 (tóxico radiactivo de la atmósfera).
También produce efectos beneficiosos contra numerosas enfermedades como la tuberculosis, diabetes, nefritis, reuma, ciática, gota, descalcificaciones óseas, senilidad glandular, bronquitis, catarros, insomnio, alcoholismo y tabaquismo, entre otras.
Comer ensalada de cebollas crudas con aceite vegetal evita el debilitamiento sexual y crónico. También, que el caldo de cebolla es beneficioso para la próstata y los riñones.
Un grupo de doctores de la universidad de Newcastle afirmaron que la cebolla hervida, frita o cruda incremente la capacidad de la sangre para disolver coágulos internos, previniendo , de este modo, la trombosis coronaria.
En resumen, podemos afirmar que la cebolla juega un importante papel en la nutrición y la salud. Y cada día son descubiertos nuevos y beneficiosos efectos sobre nuestras vidas. (3)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada